Una vez dilucidados los aspectos abordados en la Guía básica para constituir una Organización No Gubernamental (ONG), toca echar cabeza a los errores más comunes, repetitivos y de cara a la creación de una ONG.

1. No evaluar tu competencia

En América latina se registran miles de ONG, pero son pocas, al igual que las pequeñas empresas, las que logran prosperar y encontrar su nicho de subsistencia. La competencia es acérrima. Muchas de estas Organizaciones No Gubernamentales abordan problemáticas similares y, en consecuencia, la obtención de fondos de financiamiento se vuelve una tarea el doble de complicada. 

Aquí la solución al error es estudiar la estructura y funcionamientos de otras organizaciones sin fines de lucro operantes. En tu país, considera buscar asesoría legal que te guíe. 

En la misma línea, busca organizaciones sin fines de lucro en un área relacionada y realiza propuestas de asociación. No tienes que hacer lo mismo. Si tu organización trata de brindar acceso a agua potable a personas en áreas remotas, puede asociarse con una organización que brinde ayuda alimentaria a personas en áreas similares. No solo ahorras en logística, sino que también recibes más información sobre las áreas en las que quiere estar activo.

2. No entender la principal diferencia entre una ONG y una organización que persigue fines lucrativos

Al formar una ONG debes comprender a plenitud sus diferencias con aquella organización que persigue el rédito económico. Sobre aclarar que un Organización No Gubernamental se trata de una entidad de iniciativa social y fines humanitarios, que es independiente de la administración pública y que no tiene afán lucrativo. Consulta aquí el Glosario de la Cooperación.

Una de las diferencias es el propósito. Todo ente constituido tiene un propósito distinto, pero aquí es donde la diferencia entre una Organización No Gubernamental y una con fines de lucro se vuelve más marcada.

Si bien las organizaciones con fines de lucro pueden tener una variedad de objetivos, su misión principal es generar ganancias y desarrollar productos y servicios efectivos que sean valiosos para los consumidores. Las empresas desarrollan productos y servicios que resuelven directamente un problema o aumentan la eficiencia general, como el caso de una compañía de automóviles o una telefonía móvil.

Una organización sin fines de lucro, por el contrario, no prioriza las ganancias y, en cambio, se dedica a promover una causa social o defender un punto de vista en particular.  

Por ejemplo, entre las Organizaciones No Gubernamentales centradas en la defensa de los Derechos Humanos de América Latina están Asociación Americana de Juristas, Casa Alianza Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) Comisión para la Defensa de los Derechos Humanos en Centroamérica, Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer, FEDEFAM y Sociedad Interamericana de Prensa. 

El éxito de una Organización No Gubernamental se mide en función de que una organización cumpla con su misión filantrópica.

3. Improvisar en la estrategia de consecución de recursos

Como al inicio de este artículo mencionamos, el financiamiento es otro punto diferenciador. Uno de los aspectos más importantes de la gestión de una organización es establecer un método coherente para financiar proyectos y operaciones.

Las Organizaciones No Gubernamentales tienden a financiar sus esfuerzos iniciales a través de préstamos bancarios, inversores locales e ingresos generados por las ventas.

Si se considera que el producto o servicio de una empresa tiene un alto valor de mercado potencial, entonces pueden tener la oportunidad de recibir financiación de inversores nacionales o globales, como inversores angulares y capitalistas de riesgo. Las organizaciones sin fines de lucro a menudo adoptan un enfoque diferente al buscar donaciones privadas, patrocinios corporativos y subvenciones gubernamentales, entre otras. 

4. Olvidar definir claramente el público o comunidad objetivo

(C). Aquellas organizaciones con fines de lucro pueden tener un público objetivo mucho más definido que el de las ONG. Las que lucran buscan llegar y establecer una relación con los consumidores que comprarán sus productos / servicios para ayudar a generar ingresos. Esta relación crea un ciclo de retroalimentación continuo, lo que permite a la empresa aumentar sus ingresos y expandir sus ofertas para llegar a nuevas audiencias objetivo.

Caso aparte es el de las Organizaciones No Gubernamentales que se acercan a su público deseado con un mensaje sobre un producto, servicio o una acción. Las ONG deben alcanzar un público mucho más diverso que pueda incluir voluntarios o donantes, patrocinadores. Debe haber un plan estratégico para cada segmentación de público.

5. Falta de claridad en el objetivo de la organización

Las diferencias en un objetivo pueden llevar a las organizaciones con y sin fines de lucro a establecer dos culturas organizacionales claramente diferentes. Debido al objetivo de la ganancia financiera, la cultura dentro de las organizaciones con fines de lucro tiende a centrarse en las finanzas y las métricas comerciales, como los indicadores clave de rendimiento. También se alienta a los empleados a ser innovadores con la creación de nuevos productos y mercados, todo lo cual puede ayudar a aumentar los ingresos a corto y largo plazo de la empresa.

Por su parte, la cultura dentro de una organización sin fines de lucro a menudo está más orientada a la comunidad, ya que a los [email protected] a menudo se les pide que aborden y resuelvan problemas que tienen pocos incentivos financieros. 

Con esta cultura orientada a la comunidad, es común ver empleados de organizaciones sin fines de lucro abogando por la organización fuera de su horario de trabajo. Esto podría ser asistir a un evento de recaudación de fondos por la noche o entregar recursos educativos a las empresas locales durante el fin de semana.

6. Poner de último en la lista de prioridades al equipo de trabajo

La fuerza laboral de una organización sin fines de lucro puede ser completamente diferente a la de una corporación con fines de lucro. Si bien una corporación con fines de lucro estará compuesta principalmente por [email protected] remunerados y pasantes, una organización sin fines de lucro generalmente depende en gran medida del personal voluntario.

Este elemento se vincula con muchos otros aspectos de una empresa sin fines de lucro, ya que estos voluntarios también estarán con frecuencia en la primera línea representando la misión de la organización sin fines de lucro ante posibles futuros donantes.

7. Otro error garrafal es la falta de investigación y/o tener una deficiente planificación

 Aunque las organizaciones sin fines de lucro se erigen para el bien común comparte ciertas características con una empresa ya establecida. Y, así como las empresas tienen planes de negocios, una organización sin fines de lucro también debe desarrollar un plan. Un plan de negocios sin fines de lucro debe incluir como mínimo:

  • Una evaluación de la competencia: ¿Qué otras organizaciones ofrecerán servicios similares a públicos similares?
  • Fuentes de financiamiento: ¿Qué combinación de recaudación de fondos, búsqueda de subvenciones, donaciones y venta de productos o servicios utilizará su organización para financiar sus actividades?
  • Investigación de mercado: ¿Cuáles son las necesidades de su población objetivo? ¿Dónde viven? ¿Cuáles son los datos demográficos?

Ahora, ¿Cómo poder evitar caer en este error?:

  • Realiza una encuesta o un sondeo;
  • Revisa los registros públicos sobre el área en la que planeas servir;
  • Establece una red de contactos con otras organizaciones sin fines de lucro sobre tus áreas de servicio y poblaciones atendidas para identificar tus áreas de posible cooperación o redundancia;
  • Enumera los posibles donantes y fundaciones que trabajan en tu área geográfica o que financian causas similares a la suya. Los directorios de subvenciones y/ donaciones como Gestionandote.org pueden resultar útiles para este trabajo. 

8. Tener un expectativa poco realista sobre la financiación de una organización sin fines de lucro

Relacionado con el numeral 3 de esta lista. Muchos fundadores no anticipan cuánto costará iniciar su organización sin fines de lucro, y mucho menos tienen idea de dónde obtener los fondos. Los costos van desde las tarifas de incorporación en su Estado hasta las tarifas operacionales. 

Está claro que una organización benéfica, sin fines de lucro, debe desarrollar un plan de recaudación de fondos que incluya donaciones de individuos u organizaciones, posibles subvenciones de fundaciones o agencias de cooperación e ingresos obtenidos de tarifas por servicios o productos.

Por otro lado, toda organización sin fines de lucro debe desarrollar una red de ingresos que incluya diferentes fuentes. Nunca es aconsejable depender de una o dos fuentes de ingresos. Desarrolle tantos como sea posible.

¿Cómo evitar este error?  Por encima de todo, las empresas emergentes sin fines de lucro deben ser realistas. Se necesita tiempo para desarrollar fuentes de financiación, por lo que muchas ONG comienzan con un puñado de donantes o fundadores con mucho dinero.

El apoyo financiero puede estar disponible, pero solo con un plan de negocios sólido. Las fundaciones no suelen financiar organizaciones sin fines de lucro en su fase inicial. Debes revestir tu organización con estrategias robustas. 

Una buena planificación de antemano es la clave para un comienzo sólido de su organización sin fines de lucro. Determina de dónde vendrán tus fondos iniciales y desarrolla un plan sólido de recaudación de fondos que puedas poner en acción rápidamente.

Los donantes son el capital de una ONG. Fundar una ONG significa tratar con el grupo objetivo de donantes al que deseas dirigirte y qué canales son los más adecuados para ello. ¿Confía en la promoción callejera y/o el marketing a través de las redes sociales u otras formas? Sea cual sea la elección, todo va de la mano con una comunicación clara y unas relaciones públicas bien pensadas. Comienza con el nombre pegadizo y se extiende a la redacción y al diseño gráfico del boletín.

 Cualquiera que quiera fundar una ONG haría bien en trabajar a nivel profesional y encargar una agencia o, más barato, involucrarlos en la organización. Esto tal vez solo tenga éxito después de numerosas investigaciones, pero la persistencia se justifica a largo plazo … y mantenlo a través de la transparencia y el rendimiento.

Cualquiera que haga una donación a una ONG quiere saber que el dinero está en buenas manos. Algunos donan para sentirse bien, otros para ayudar activamente a mejorar una condición, la mayoría por ambas razones juntas. Por eso es la tarea más importante de una ONG: manejar el dinero de manera eficiente y al mismo tiempo comunicar de manera transparente lo que se ha logrado y en qué se ha invertido el dinero.

En este sentido, fundar una ONG significa también fundar una empresa comercial. Porque el dinero tiene que manejarse de manera responsable allí para seguir siendo competitivo, a fin de seguir recibiendo fondos por una buena causa. El éxito y la transparencia son los factores más importantes para mantener felices a los donantes.

Un ejemplo de la recaudación de fondos es el crowdfunding o micromecenazgo, en español, una red de financiación colectiva, normalmente online, que a través de donaciones consiguen financiar un determinado proyecto a cambio de recompensas, participaciones de forma altruista.

Lo que se puede financiar a través del crowdfunding va desde la compra de equipamiento  hasta la financiación de eventos, costes de formación o proyectos de patrocinio. Lo especial del crowdfunding es que un gran número de persona, pueden apoyar financieramente un proyecto.

Se puede utilizar como un camino dentro de una estrategia de recaudación de fondos más amplia, también específicamente para fines de relaciones públicas y para atraer seguidores y miembros adicionales. Los proyectos de crowdfunding se organizan cada vez con mayor frecuencia y casi exclusivamente a través de Internet, y las donaciones para los proyectos presentados se recaudan a través de plataformas adecuadas.

Por lo general, hay una cantidad mínima claramente definida que debe alcanzarse dentro de un período de tiempo específico para que el crowdfunding sea exitoso y el proyecto pueda implementarse.

9. Pensar que es fácil iniciar una organización sin fines de lucro.

Incorporarse a nivel estatal implica numerosos pasos

La pasión no es suficiente. El realismo riguroso sobre lo que está involucrado y el tiempo para lograr el éxito será fundamental a largo plazo. La recaudación de fondos para apoyar a una organización sin fines de lucro también es compleja. Mientras que una empresa vende un producto o servicio que los clientes eligen comprar por necesidades personales o comerciales, una organización sin fines de lucro vende un intangible: ayudar a una causa, persona o animal en particular.

Antes de comenzar el proceso de establecer una organización benéfica sin fines de lucro, considera consultar a un asesor jurídico con experiencia en nuevas empresas sin fines de lucro. Aprende todo lo posible sobre la recaudación de fondos. Identifica donantes potenciales y asegúrate de que haya personas en tu directorio que tengan conexiones con donantes potenciales y estén dispuestas a acercarse a esos donantes.

Obtén información sobre la recaudación de fondos en otros estados que requieren registro. Realiza un curso intensivo sobre lo que esperan las fundaciones y otras agencias de cooperación u oferentes, de las organizaciones sin fines de lucro a las que otorgan subvenciones. Consulta las posibles subvenciones gubernamentales que podrían aplicarse a su organización.

10. No construir una junta eficaz

El futuro de una organización dependerá de que la junta o cualquier otro órgano de administración sea idóneo.

Los primeros miembros de la junta representan su «círculo de influencia». Deben ser personas que tengan recursos, influencia y muchos otros contactos. Los miembros de la junta deben creer en la misión de tu organización y estar dispuestos a vender esa misión a otros.

Decide cuántos miembros de la junta necesitarás. La ley puede dictar un número mínimo de miembros de la junta bajo sus reglas de incorporación. Trata de evitar un tablero demasiado grande donde puede ser difícil llegar a un acuerdo y un tablero minúsculo donde carece de diversidad o experiencia.

Determina si los miembros de la junta recibirán un pago o se desempeñarán voluntariamente. Por lo general, las organizaciones benéficas sin fines de lucro tienen miembros de la junta no remunerados. Las excepciones pueden ser las grandes instituciones, como un hospital o una galería de arte reconocida a nivel nacional. Por ello, es vital informarse sobre lo que debe hacer una junta sin fines de lucro . Sus funciones van desde responsabilidades fiscales legalmente definidas hasta la capacidad de recaudar fondos de donantes importantes.

También querrás miembros de la junta con una variedad de experiencia. Piensa en lo que hará tu organización y cuenta con las personas adecuadas en la junta que puedan servir como consultores informales. ¿Necesitas un abogado? ¿Un especialista en marketing? ¿Alguien con contactos en el gobierno local? ¿Un profesional de impuestos? ¿Necesitas educadores o profesionales de la salud?

Asegúrate de tener un rango de edades y de que tu tabla sea diversa . Querrás una amplia gama de opiniones de personas que representan varios aspectos de su comunidad.

Bibliografía:

  1. Human Rights Careers. How to Start an NGO. Recuperado el 14 de octubre de 2021, de https://www.humanrightscareers.com/issues/how-to-start-an-ngo/
  1. Fritz, Joanne (2021). Common Nonprofit Startup Mistakes. Recuperado el 14 de octubre de 2021, de https://www.thebalancesmb.com/mistakes-for-nonproft-startups-2502142, The Balance Small Business.
  1. Fritz, Joanne (2019). Questions to Ask Before Starting a Nonprofit. Recuperado el 14 de octubre de 2021, de https://www.etu.org.za/toolbox/docs/building/const.html, The Balance Small Business.

Artículo escrito por: Lourdes Alvarado